Te felicitamos por tu diploma de master en marketing digital, pero ahora comienza la parte interesante del asunto: ¿cómo aplicarás todo lo que has aprendido?

Siempre es aconsejable empezar recordando porque elegiste hacer este postgrado y los objetivos que te movieron a estudiarlo. ¿Ibas tras un puesto de trabajo, una mejora en tu compañía o te apasionaba el tema? Como sea, en el presente tienes muchas alternativas a escoger: inbound marketing, B2B, marketing de causa, relacional, de afiliación, de experiencias, y todos ellos con su aplicación, concepción y estrategia.

¿Lo mejor? Todas las modalidades se conectan entre sí y puedes aplicarlas en tus tareas habituales. Y si no te basta con esto, entonces ve pensando en formar tu propia compañía. Solo necesitas un producto o un servicio que ofertar, porque la promoción corre a tu cuenta…aunque muy bien tus servicios podrían ser crear buen marketing para tus clientes.

El título no lo es todo: aún queda camino

Es un error que vemos cada vez con menos frecuencia, pero aún existen aquellos que piensan que con solo estudiar la maestría les vale para ejercer por el resto de su carrera.

Pocos campos se encuentran en tal vorágine de evolución como el marketing. Nada más fácil de comprobar: cada año las grandes compañías como Coca-Cola, Impact y Toshiba promueven nuevas fórmulas y planes de marketing que venían desarrollando desde hacía años, ahora orientados al mundo digital.

¿Crees entonces que te puedes dar el lujo de quedarte atrás? Como master debes mantenerte al tanto de las innovaciones e insertarlas en tus programas. Quizás incluso generar una nueva plaza en tu sector.

Pero, sin duda alguna, una de las mejores formas de sacarle el máximo provecho a tu master es utilizar lo que sabes y hacerte con una clientela propia. Esto es algo que puedes lograr sin siquiera abandonar tu puesto laboral, sino más bien como un extra. En internet puedes encontrar muchas empresas que necesitan de un buen servicio de marketing.