No salgo mucho de casa. Lo digo ya. Pero porque no me hace falta, ni más ni menos. Soy un ávido devorador de música y literatura (ya en un segundo nivel coloco el cine y la televisión, aunque ahí están también). Considero que un buen maridaje de libro + disco es más que suficiente, de hecho mucho mejor, para generar una evasión mental que compense cualquier salida física de las cuatro paredes de mi casa. Para qué bajar a dar una vuelta por una plaza, si a ritmo de Alice Cooper puedo estar leyendo el último cuento pesadillesco de Neil Gaiman; de que sirve una excursión a la montaña cuando puedo estar leyendo El Señor de los Anillos mientras escucho una épica composición a cargo de Beethoven. Las posibilidades son infinitas, y desde aquí espero poder estar en condiciones de rendir homenaje a esos mundos de fantasía, históricos, dramáticos, románticos, a los que accedo cada vez que me sumerjo en un buen libro y escuchando algo desde mi tocadiscos.

La lectura, además, es infinita e inabarcable; no hay forma de acabar ni de dejar de descubrir nuevos relatos, por lo que confío en que esta sea una vía de conversación bidireccional. Vamos, que me recomendéis libros nuevos, que me digáis con qué música conviene más leerlos. Y os daré mi opinión al respecto, claro.